Garantía de calidad

Nuestro compromiso es brindar servicios de traducción de la más alta calidad. Contamos con la tecnología, los recursos humanos y los procesos de trabajo necesarios para lograrlo.

Ya sea que se trate de la traducción de 50 documentos o de la edición de un párrafo, nuestros clientes cuentan con un interlocutor asignado en TranslationsCorner a cargo de la administración del proyecto. Cada proyecto recibe atención individual, continua y personalizada por parte de un Administrador de Proyectos que analiza la cantidad de palabras, el área de especialización y la complejidad del material, el formato, la combinación de idiomas y las necesidades y los requisitos específicos del cliente. Esta evaluación inicial es esencial para generar una cotización precisa y asignar el proyecto al equipo idóneo.

Nuestros equipos de trabajo están conformados por lingüistas profesionales, nativos de los distintos idiomas de destino, rigurosamente seleccionados por su formación, experiencia, pasión por el idioma y el trabajo. Para garantizar la exactitud de nuestras traducciones, los equipos trabajan en conjunto con profesionales expertos en los temas a traducir.

El Administrador de Proyectos realiza el seguimiento del proyecto, desde el inicio hasta el cierre, manteniendo una comunicación fluida entre todos los involucrados; prepara las instrucciones específicas, las guías de estilo, el material de referencia y los glosarios según la evaluación inicial; responde las consultas del cliente y de los lingüistas; y supervisa la unificación de criterios y vocabulario, y el cumplimiento de las instrucciones, normas de calidad y los plazos acordados.

Cada traducción se somete a un estricto control de calidad, integrado por una etapa de revisión/edición y una de prueba de lectura (proofreading). Cada etapa es realizada por un lingüista diferente. El primer paso consiste en la revisión ortográfica, gramatical y sintáctica, y la comparación del texto original con la traducción para controlar la exactitud y consistencia de esta última. La posterior prueba de lectura consiste en una revisión monolingüe con foco en la fluidez de la traducción para lograr la naturalidad de la lectura en el idioma de destino.

Este proceso de control de calidad, además, cumple dos fines dentro de nuestra organización. Por un lado, actualizar los glosarios y recursos de traducción y, de esta manera, garantizar la calidad de futuras traducciones. Por otro lado, evaluar el desempeño de nuestros lingüistas y trabajar en su mejora continua.

El proceso de trabajo finaliza con el feedback de nuestros clientes. Trabajamos en conjunto hasta lograr el resultado deseado. Respaldamos cada uno de nuestros trabajos y garantizamos la calidad en un 100%.